Su sobrina es ingeniera aeronáutica y descubrió cómo mejorar los inhaladores nasales.

(29 de Junio) Francisco Disalvo era deportista en el Lobo y estudiante de Medicina. Cuando lo secuestraron en Julio de 1977. nadie podría anticipar que su sobrina Agustina le dedicaría un estudio sobre inhaladores nasales.

La ingeniera aeronáutica Agustina Ravettino en la Universidad Nacional de La Plata comparó un novedoso modelo de aerocámaras con medicamentos en aerosol diseñado para mejorar la administración de la sustancia , con un producto estándar como los que se consiguen en el mercado.

Para Agustina, sobrina de Francisco “Bocha” Disalvo, ese estudio fue el trabajo final de la carrera, en la Unidad de Investigación, Extensión y Transferencia (UIDET) Grupo Fluidodinámica Computacional (GFC) del Departamento de Aeronáutica, todo en la Facultad de Ingeniería. La investigación surgió a partir de una solicitud de Norberto Martire, un visitador médico quien inventó su propio modelo de aerocámara y se acercó a Ingeniería para verificar su validez, antes de pasar a la fase de ensayos clínicos en pacientes.

La Ingeniera , bajo la dirección de los ingenieros Ana Scarabino y Federico Bacchi, utilizó un programa de computadora para simular una inyección de medicamento en las dos cámaras y así ver cuánto porcentaje recibe un paciente. “Vimos que el nuevo diseño es más eficiente tanto en el caso de chicos como de adultos”, afirmó la ingeniera.

“Estos dispositivos, entre la cámara y la mascarilla, poseen una válvula que se abre cuando el paciente está inspirando. De ese modo, dejan pasar las partículas de medicamento. En tanto, cuando la persona está exhalando, la válvula se cierra y las partículas quedan suspendidas adentro de la cámara. Cuando vuelve a inspirar las partículas pasan nuevamente”, describió.

En su trabajo de tesis “Estudio de Modificaciones de Diseño de Cámaras para la Inhalación de Medicamentos”, la ingeniera realizó una dedicación especial a su tío Pedro “Bocha” Disalvo, quien era estudiante de cuarto año de la Facultad de Medicina de la UNLP cuando fue desaparecido por la última dictadura militar. “Pensé en mi tío y fue una de mis motivaciones, ya que él no pudo terminar la carrera y era muy responsable. Es un homenaje a su memoria”, concluyó Ravettino.

Con el nuevo dispositivo aumentaría un 8 por ciento más la inhalación en niños y en un 6 por ciento más en adultos. Además de pegarse menos las partículas en las paredes de la cámara. “Lógicamente, el volumen de inspiración de los chicos es menor que el de los adultos. Por eso comparamos ambos casos y en los dos nos dio que la nueva cámara aumentaba la eficiencia de inhalación”, afirmó.

Anuncios