Gimnasia puso toda la pasión que pudo, en un partido que lo ganó el equipo de Verón solo porque acertó carambolas.

CARAMBOLASCHICO

La Carambola es una jugada del billar – y del pool – que consiste en golpear una bola para que choque con otras y con el impulso, toque a una tercera.

No entró el tiro libre de Aleman, el disparo de Farevelli ni el intento de Ramírez.

De carambola  fue el gol que sufrió Gimnasia en el clásico en Quilmes, y así fue el gol anulado y los rebotes buscando el empate bajo el arco.

Para acompañar el clima de billar, el Estadio de Quilmes estaba regado con arena, para disimular las lagunas de pasto que no tardaron en llenarse de agua.

En el Clásico no se jugó al fútbol, se jugó al billar. Le tocó perder al dueño de las bolas.

Anuncios