Trip Abalos

Masivas quejas contra el Monopolio Plaza

In La Plata on 15/07/2011 at 02:49

Viajar de La Plata a Buenos Aires es rendir culto al monopolio que despierta más quejas en los platenses: los colectivos de la línea Plaza. Aquí, las principales de los últimos días.

Sin embellecerse con el fileteado, el Plaza acumula quejas.

Sin embellecerse con el fileteado, el Plaza acumula quejas.

“Acá termina el viaje y se bajan todos” dijo con tono marcial un chofer de un “Plaza” a los platenses que venían de Buenos Aires en 115 y 32. En ese inhóspito paraje, con poca luz, una vía ferrea muy transitada, una casilla incendiada donde pernoctan perros y gente en calle, el conductor del colorado vehículo detuvo la marcha.

“Pero yo no soy de acá y quiero ir a la terminal” rogó timidamente un inmigrante. “Usted se baja acá y yo no sigo” fue la respuesta del conductor. Pero los platenses se hicieron oir, y se estuvo a poco de comenzar algunas situaciones de violencia verbal, cuando el chofer decidió, tan campante como lo había hecho antes, cambiar nuevamente el recorrido y recorrer desde Tolosa hasta la Terminal de Ómnibus por el camino que se le antojó.

En tiempos en que La Plata pretende abrirse al turismo aprovechando ser sede de la Copa América, la existencia del Monopolio de transporte colectivo parece pasar desapercibida para los gobernantes platenses y los provinciales. ¿El único monopolio es Clarín?

Otro testimonio da cuenta de la desorganización de la empresa en la Ciudad de Buenos Aires. Allí en las paradas ubicadas a lo largo de la Avenida 9 de Julio, inspectores del Monopolio Plaza mienten a los pasajeros que forman largas filas. “El micro llega en cinco minutos” dice uno de ellos, cuando en realidad el coche llega a los 20 minutos.

“Quedan cinco asientos”
advierte otro inspector ante una larga hilera. Al subir al ómnibus, los cinco afortunados pasajeros comprueban que restan sin ocupar unos diez asientos más, los que viajan vacíos hasta La Plata.

Otro tema recurrente es la salida desde la oscura Plaza de Retiro, donde los pasajeros de la Capital Provincial deben hacer fila a la intemperie más absoluta, rodeados durante la noche de una penetrante oscuridad, con una boletería que cierra durante la madrugada, forzando a que los platenses (y los turistas que la Comuna pretende atraer) tengan que sacarle boleto a Magoya.

En los últimos días, la Municipalidad y algunas organizaciones empresarias han llenado la ciudad de carteles donde dan la bienvenida a los turistas. Este encomiable esfuerzo favorecedor del turismo se vuelve una mueca burlona cuando los mismos turistas (ni hablar de los platenses) no cuentan con un servicio de transporte eficaz, regular, eficiente y seguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: