(Por Trip Cultural) El 22 de Agosto de 1920 nació Ray Bradbury, un escritor norteamericano de cuentos y novelas de ciencia ficción, donde entremezcla el futuro y la realidad política. Su libro más conocido es “Farenheit 451”, referido a la quema de libros por parte del poder en una sociedad totalitaria. Su obra más difundida, Crónicas Marcianas.

Dedicado desde esa fecha a celebrar cada 22 de Agosto su cumpleaños, en el día de hoy y mientras Gimnasia empataba con Colón, Ray celebraba 90 años de vida.

Los libros han resistido a las guerras.
Los libros han resistido a las guerras.

Uno de sus cuentos, Fenix Brillante, anticipa en algunos años lo que sería Farenheit 451, de 1953. Lo recomendamos a los triperos, es de fácil lectura on line.

En ese cuento, el personaje incinerador pregunta ““¿Cómo pueden estar seguros de que no voy a quemar gente, como ahora quemo libros?”

Mientras Bradbury festejaba su cumpleaños 31, en 1951, Evita Perón renunciaba al puesto de candidata a vicepresidente que le proponía su marido, Juan Perón, y la CGT. Este suceso es conocido como “El Renunciamiento”. Luego de su muerte, La Plata cambiará de nombre y el club tripero pasará a llamarse “Club de Gimnasia y Esgrima de Eva Perón”.

Bradbury además, anticipó el comportamiento de la Dictadura Argentina 1976- 1983, que no solo quemó personas, sino prohibió y quemó libros. Los argentinos leemos en la escuela primaria a Alvaro Yunque, un escritor platense que nació en 1889, antes que Bradbury y unos años después que el Lobo. Su hija fue en plena dictadura a la Editorial Plus Ultra de Buenos Aires a buscar cosas de su padre, y allí le reconocieron que habían quemado sus libros. (“Un golpe a los libros”, pág. 294).

Dijo Ray en una de sus frases “Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos.”

Así que ahora, me voy a leer alguno que ande por acá.

Anuncios