Trip Abalos

Argentina canta mientras España llora.

In España, Mundial de Futbol, Selección Argentina on 17/06/2010 at 16:09

El genio táctico de Diego Maradona logró reflejar en goles la superioridad de los jugadores criollos sobre los coreanos del Sur.

Los coreanos, que parecían conformarse con perder por poco, esperaron atrás al equipo albiceleste. Sin enganche definido, sin Verón haciendo de 10 o cinco adelantado, la selección dependió de la velocidad de sus volantes para llegar al arco.

Park Chu-Young no realizó un gol en contra, sino que la pelota le rebotó en medio de un ataque argentino. Esto es para los que confunden táctica ganadora de Maradona con suerte, o para los que describen el juego de la selección como “baches”. Qué quieren, que los norcoreanos se bajen los pantalones en el área chica.

Lee Chung-Yong tiró al ratito como para preocupar. Nada. Un tirito perejil, una nadita.

El segundo gol de Argentina demostró que el hijo del ex jugador tripero Higuaín estaba en la cancha. Como dijo Diego, “entre el Pipa y Messi metieron como 60 goles en un año”. Y ahí se demostró.

La pifia de Demichelis, no sabemos en qué estaba pensando. Aunque los muchachos te digamos de pura envidia que estabas pensando en la Anderson (Evangelina Anderson, vedette, modelo y bailarina argentina casada con el jugador, uno de los best trastes argentinos según la revista “Culis of the World”), seguro que las vuvuzelas te impidieron oir la sana advertencia del arquero Romero. En fin, fue una vuvuzulez, todos somos un poco vuvuzulos un ratito, De Michelis, tranqui, seguí jugando que sos un capo.

Y en el segundo tiempo, muy buena marca del equipo surcoreano, que marcó a Messi a veces entre cuatro.

La entrada del Kun, cambió el partido. La hinchada que miraba el partido desde una pizzería cercana a la calle uno, aprobó la modificación. También Fidel seguramente mirando el partido desde La Habana, y porqué no pensar que Obama, si supiera de futbol, hubiera dado el sí. No la festejaron algunos relatores. Gustos son gustos.

Y vino el tercero y vino el cuarto después.

Quizás todavía preocupados por el reciente hundimiento del Cheonán, un submarino que estaba realizando maniobras junto con naves yanquis, los jugadores surcoreanos no pudieron doblegar la defensa argentina luego del tercero argentino y segundo del Pipita (ver el chiste del Pipita de Josecito Mondongo, imperdible, su típico humor albiazul).

Nuestro saludo humilde y tripero para el pueblo surcoreano, que no solamente sufre los goles de Higuaín, sino los 29.000 marines yanquis que están instalados en su territorio, y que no se van. Será por esa regla extraña de la geografía, que puso el petroleo lejos de Estados Unidos y tienen que salir a buscarla por el mundo, pobrecitos.

La derrota de la escuadra española (la selección de futbol, que a la escuadra de mar ya le hubo roto el soberano tujes Guillermo Brown en la guerra de Independencia), no fue culpa de las cornetitas vuvuzelas ni del frío invernal, sino, quizás, de la inflación de ídolos que habían ganado el mundial antes de jugarlo. Pero será tema de otro post, más gallego, más monárquico, más ibérico, con más despidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: